Short Music for Short People (20 aniversario)

¿Os imagináis intentar hacer algo en menos de treinta segundos?. Realizar un trabajo, hacer un examen, tomarse una cerveza … parece algo complicado pero la verdad es que treinta segundos dan para mucho, y si no, que se lo pregunten al gordo Mike, cerebro de una de las mejores (quizás la mejor) recopilaciones de punk rock de la historia. Short Music for Short People cumplió veinte años el pasado junio, pero aún sigue siendo un disco de culto para muchos y muchas, ¿por qué?.

Estamos hablando de un disco que contiene la friolera de ciento un temas (sí, has leído bien 101), ¿el truco? – todos ellos deben cumplir una máxima: no durar más de treinta segundos. El resultado es alucinante y desmonta la teoría de la fugacidad del tiempo de una manera aplastante. La mayoría de canciones son temazos que incluso dejan con ganas de más. Empezando por grupos consagrados de la escena como Bad Religion, Pennywise o Good Riddance, y sirviendo como carta de presentación para otros tantos como Caustic Soda, 20% o Radio Days, este compilado cumple la función de enciclopedia adaptada para futuros amantes del punk. Hay de todo y para todos; punk rock político, pop punk banal, hardcore e incluso skapunk.

Cabe destacar que la mayoría de temas fueron compuestos para la ocasión, aunque bien es cierto que algunas bandas ya tenían cortes que no cruzaban la linea temporal requerida con lo cual, se ahorraron treinta segundos de vida. Short Music for Short People también incluye una portada divertida que todos visualizamos al instante al hablar del disco y que se ha convertido en una obra de culto. Esos marcianos verdes forman parte de la adolescencia de muchos de nosotros y nosotras. Y qué decir del libreto extenso y divertido que encontramos dentro, otra maravilla que crece con el tiempo, ese que aquí se acota hasta su máximo extremo.

Obviamente, es bastante complicado empezar a analizar tema por tema, ya que es algo que os aburriría sobremanera, por lo tanto, os propongo hacer un ejercicio de memoria. Cuando pillé este disco, tuve claro que iba a servirme como fuente de descubrimiento de bandas y que me abriría las puertas de muchos estilos. Y así fue. Por el contrario, hoy me acabo de poner el disco y acabo de mirar su lista de grupos. Veinte años después, puedo decir que conozco a la perfección el 99% de grupos que aparecen en este disco. La evolución ha tenido lugar y el compilado ha cumplido su trabajo a la perfección. ¿Os pasa lo mismo?.

Hace unos años Short Music for Short People vio (al fin) la luz en formato vinilo, y muchos son los que cada cierto tiempo suplican una segunda edición actualizada. Es sería bueno porque volveríamos a descubrir nuevos grupos, pero quizás privaría de autenticidad a un álbum que tiene como mayor característica la exclusividad. No hay nada parecido (ni posiblemente lo habrá).

Por mi parte, poco más que escribir, voy a ir cerrando la reseña porque hoy (más que nunca) se cumple eso de “lo bueno, si es breve, dos veces bueno”.

 

No Comments

Comenta

Copyright © Linoleum 2014-2019