No Children – Never Look Back (Disco Remember)

No se me ocurre otra manera de empezar esta reseña que echando la mirada tras. Es posible que No Children cuando lean esto piensen, “vaya, la primera en la frente”, pero es que hablar de Never Look Back, aunque sea llevarle la contrariar título de este discazo, es rebobinar hacia casi los orígenes de todo y volver la mirada a un pasado inolvidable. Es cierto que otros grupos llegaron a mi antes, pero también es verdad que si me pongo “Addict”, justo cuando la voz de Marcos irrumpe ya estoy en el 2003. Es alucinante como un este disco me recuerda mi época de vienteañero del tirón.

Una época donde los Dickies por debajo de la rodilla eran mi obsesión. Donde me pateaba la calle Pez cada vez que venía a Madrid, parando en Snapo a por alguna (de mis primeras) camisetas de grupos, y pasando por Slide Chorus a pillar algún cd que luego he quemado durante lustros. Por esa calle he pasado mil veces con mi discman mientras sonaba el inicio de la gran “The Next Day”. Los que sabéis de lo que hablo, también sabéis cómo olía esa época. Y es que No Children tenían algo especial; sonaban a allí, pero eran de aquí. Imagino que eso nos unía un poco más, aún si cabe.

Never Look Back es un disco que puso el listón altísimo ya que todo estaba hecho a la perfección; sonido, letras, velocidad y actitud. Estamos hablando de un antes y un después en el melódico estatal. Además de los dos, ya citados arriba, temazos, se puede destacar la inmensa “Hell’s Paradise”, un medio tiempo encubierto con unas guitarras que aún me trasmiten paz. Una paz que se rompía con el contundente inicio de “Heavy Stuff”, (una de mis favoritas) otro de los bombazos de este disco que aunque fue editado a principios de los 2000, suena a los 90s que da gusto.

“Goverment” me recuerda al antiguo Shock, a Gonzalo y a Chus, y a aquel Deconstruction Tour donde conocimos a Edy. Toda esa época suena a este disco. “Ready to Bomb Out!!” es otro de los temas que no se me han ido de la cabeza en estos quince años, la escucho ahora y aún sonrío con la frase; “the Best moments of my weekend, the best moments of my life, we know we are not in California, we still have summertime”, y ese punteo que irrumpe sin llamar. Cuánta razón.

Never Look Back echa el cierre con “25 hours”, posiblemente la canción más lenta del conjunto, con “No More Cars Ride”, posiblemente una de las que mejor línea de bajo tenga, unida con unos coros sublimes y un tupatutupa made in Mallorca que harán que este disco nunca muera, y con “Don’t Trust” seguramente un broche perfecto a un disco de culto para muchos.

Siempre lo digo, No Children coincidieron con un momento glorioso pero, si Never Look Back hubiese aparecido ahora, la historia no habría sido la misma. Aún así, estoy encantado de haber compartido el momento y el lugar adecuados con No Children. No estoy aquí para cambiar el curso de los eventos pasados, estoy aquí para recordar un disco y un momento que para muchos de nosotros fue mágico e inolvidable. Gracias por todo No Children, formáis parte de la banda sonora de mi vida.

2 comments

  • Daniel 11/07/2019

    Ostia! Que bien sienta leer esto después de tantos años! Sin vosotros no hubiese sido posible.

    Reply
    • Linoleum 11/07/2019

      Muchas gracias a vosotros por poner banda sonora a nuestros mejores recuerdos! 😉

      Reply

Comenta

Copyright © Linoleum 2014-2019