Heksa – S/T

“Haberlas haylas” es quizá una de las coletillas más usadas en Galicia y alrededores para referirse a las meigas, esa figura de hechicera tradicional que socialmente ha adoptado el papel de persona maléfica, y que a día de hoy sigue siendo nuestra similitud cultural más cercana al concepto de ‘bruja’. Desconozco si el significado noruego de Heksa, etimológicamente hablando, se acerca demasiado al nuestro, pero si que afirmo rotundamente que el hechizo que han creado bajo ese nombre estas cuatro chicas de Getafe, lleva produciendo un efecto cautivador en nuestros oídos desde que viera la luz en pleno corazón del verano.

La pócima es sencilla: punk rock con muchas melodías y letras directas que no dejan duda. En inglés, castellano o noruego, la marmita se llena de crítica muy afilada a una sociedad dormida en la rutina, de gritos y rabia contra las reglas impuestas en el modelo patriarcal, de superación personal, de positivismo y esfuerzo por crear soluciones…

El disco debut del cuarteto madrileño arranca con una alegoría; sin tiempo para coger aire, “No Time” descarga un zarpazo que trata las obligaciones que hacen que esta vida efímera sea aún más agonizante. El tempo se relaja y se hace más guitarrero y sentido con “Ansias de Poder”, uno de los temas más experimentales y crudos del disco. Y “Hateful” vuelve a subirte a esa incontrolable escoba que no te deja parar de moverte, hasta que las primeras frases de “Síndrome Tóxico” te bajan de nuevo al suelo para mostrarte el veneno que nos obligan a comer. “Resiliencia” es, al contrario de lo que pueda parecer por el título, la única canción en noruego de todo el disco. Caer para volver a levantarte… más fuerte que nunca.

“Trash/Treasure” es una de mis favoritas, y creo que es debido a que sus armonías me traen grandes recuerdos de bandas del centro de Europa, como Petrograd o Post-Regiment. Contra los roles establecidos y las jaulas que genera el prototipo femenino perfecto se alza “Contra Tu Yo”, y “Sal de Ti” redondea la crítica al sistema discriminatorio y vejatorio, incitando a superarlo con “amor, cariño y rabia”. Fue la primera canción que pude escuchar, y la que dejó claro que esta banda iba a dar que hablar. La influencia nórdica en las melodías se esconde casi a cada momento tras un puñado de guitarreos y ritmos rápidos, de ahí la frescura y originalidad de este disco… y buena prueba de ello es su penúltima canción “One Reason”, con su bonito juego de voces, que nos lleva de la mano al final que marca “Para Siempre”, canción muy pegadiza sobre amistad y apoyo mutuo.

Heksa nos han embrujado con una fórmula sencilla de positivismo, cólera y sonrisas. Con unos ingredientes como esos, solo queda remover la mezcla para conseguir un futuro cargado de toda esa ilusión que transmiten sobre el escenario, y de todos los sentimientos que nos hacen vivir al otro lado.
De momento, yo el día 7 de octubre no me las pierdo en la fiesta de apoyo al documental “Sin Tu Permiso”, donde actuarán junto a Wanda y la Mujer Pantera, Cnidari y Troika.

No Comments

Comenta

Copyright © Linoleum 2014-2019