Martha + Radiator Hospital + Onsind + Just Blankets @The Hope and Ruin (Brighton, UK)

Tras una semana y pico de gira conjunta por el Reino Unido (cada banda por motivos que no vienen al caso en una introducción) y un viaje interminable por mi parte para llegar a tiempo al espectáculo, al sold-out en esta sala de Brighton que me estrenó como público de esa ciudad en una noche de fina y molesta lluvia puramente británica.

Cuando llegas a un concierto con muchas expectativas/emoción pueden pasar muchas cosas, entre ellas que el evento las cumpla o que no lo haga y te vayas a casa con el mítico “pa’ esto no vengo” de broche en la solapa. Aquí pasó de todo menos cosas tristes, así que el broche para otro día.

Just Blankets abrieron la noche con un powerpop fresquísimo y divertido, de marcha olímpica (AKA no se podían posar los dos pies a la vez en el suelo porque el baile era inevitable). Su cantante Claire es también la encargada de tocar el teclado, y muy seguramente la culpable de semejantes letras punzantes, teniendo en cuenta su forma de gritarlas. No tenía ni idea de su existencia y ahora sólo espero pillarles más veces este año.

La expectación ante Onsind se notaba: nadie quería perderse su décimo cumpleaños, esa noche, en esa sala. Con una puesta en escena con bajo y batería, Nathan y Daniel no sólo no estaban solos en el escenario si no que sonaban como himnos eternos y tan potentes que nadie en The Hope & Ruin podía cerrar la boca y bajar sus puños. “Never trust a Tory”, “Suicide is Painful” o “Heterosexuality is a construct” siguen teniendo plena relevancia diez años después (triste y plenamente, me temo) y una potencia única y desgarradora con la banda al completo. De estos conciertos que agradeces, de estas noches que das mil y una gracias a Ryanair por haber retrasado el vuelo cuarenta minutos en vez de cancelarlo.

Con buen ritmo y comodidad, Radiator Hospital tomaron el relevo. La banda de Philadelphia es una pasada en directo: ese lo-fi poprock un poco folk y un poco punk que encandilas por igual a crustis y poperos. Sonaron “Our Song” y “Leather and Lace”, y la peña se volvío loca cuando cantaron “Cut Your Bangs” como “Cut Your Fringe” haciendo un guiño a la vertiente british del idioma. Un placer, Rad Hos.

No pude negarlo allí y no puedo engañar a nadie aquí: Martha eran y son mis favoritos desde que escuché “Curly & Raquel” este verano y me moría por verlos. De nuevo Nathan y Daniel en el escenario, con Naomi de vuelta también (había tocado el bajo en Onsind) y JC listo para cantar. Apenas habían empezado a tocar sus primeros acordes (y los de “Christine”) y vi ahí, en la primera fila de una sala llena de gente saltando y berreando las letras, de pie al lado de una Allison Crutchfield (P.S. Eliot, Swearin’) bebiendo vino y sonriendo, cantando también. Bastante idílico el panorama. Aparte de las ya dos mencionadas, “Bubble in my Bloodstream”, “Do Whatever” o “The Awkward Ones” retumbaron aquella noche, antes de dejar paso a un broche final de oro como es “Six Men Getting Sick Six Times (Mendable)”. Pelos de punto todo el concierto de esta banda de punx que han conseguido lo que siempre han querido: ser un grupo de pop.

Como punto finalísimo a toda la velada Onsind tocaron una última canción con su formato habitual, y de repente y sin nadie saber muy bien qué estaba pasando un popurrí de integrantes de todas las bandas que tocaron aquella noche se subió al escenario para hacer una versión del “I Believe In A Thing Called Love” de The Darkness muy loca y muy necesaria.

Una manera increíble de estrenar el año 2017 en lo que a conciertos se refiero. No le quito el ojo a la peña de Dictionary Pudding (que organizaron el sarao) por nada del mundo.

No Comments

Comenta

Copyright © Linoleum 2014-2017