Criando ratas – La vuelta del cine quinqui

Los barrios de Colonia-Requena, Mil Viviendas y Virgen del Remedio (Alicante) se convierten en escenarios improvisados de secuencias que se suceden a diario y sin que haya necesidad de cámara alguna. Sus habitantes y todas sus realidades dejan de estar en la oscuridad y pasan a un primer plano gracias a los focos de rodaje de la ópera prima de Carlos Salado “Criando Ratas”, un film autoproducido donde el director rescata el universo quinqui en pleno siglo XXI.

La cinta de la que aquí hablamos es una mezcla entre ficción y realidad que ha tardado casi cinco años en ver la luz pero solo un par de semanas en estar en boca de todos. Lanzada en la plataforma de Youtube, para así llegar al máximo número de espectadores posibles, cuenta a día de hoy con casi medio millón de visualizaciones y ha recibido críticas de expertos en numerosos medios especializados de tirada nacional.

En cuanto a los actores, vecinos de las barriadas ya citadas, cabe destacar la figura de “El Cristo” eje central de las diferentes historias que pretenden reflejar la realidad a la que deben enfrentarse seres humanos a veces olvidados y marginados por su cruda realidad. Este largometraje de género abarca todas las etapas inmersas en la vida: infancia, adolescencia y edad adulta, mostrando así una evolución, desgraciadamente lógica, del día a día vivido sin nada que perder. Drogas, problemas, ajustes de cuentas, gamberradas y violencia a ritmo de rumba, que hacen que el espectador no solo sea testigo, sino que llegue a ponerse en la piel de los protagonistas y a reflexionar sobre ello una vez terminada la película. Quizás ese es uno de los secretos de “Criando Ratas”, la honestidad brutal con la que esta tratada.

“Criando Ratas” y el género que esta cinta pretende rescatar es al cine lo que el punk es a la música: esa molesta piedra en el zapato que muchos intentan quitarse de encima por representar algo que prefieren ignorar. Denuncia, información  y realidad. Crítica constructiva y búsqueda de una solución mediante el arte. Y aprovechando que he mencionado el punk y la música, es importante resaltar que el propio director de la película ha sido el compositor de los temas principales que aparecen en la misma, un par de rumbas que se consumen solas mientras se disfruta de la historia.

Dicho todo esto, solo me queda animaros a ver una película que será recordada como la primera de otras que, a buen seguro, están por llegar. Si os gustó “Barrio” (1998) de Fernando León de Aranoa, aquí tenéis una oportunidad excelente para sumarle un plus a ese universo que se nos mostró hace ya 19 años pero con un golpe de realismo que no os dejará indiferentes.

Sin más, aquí os dejamos el enlace desde el que podéis ver la película íntegra. Tomad aire y preparaos para una bofetada de realidad: “Criando Ratas”.

No Comments

Comenta

Copyright © Linoleum 2014-2020