Career Suicide – Machine Response

Generalmente los que me conocen suelen etiquetarme como alguien ordenado y a mi solo me queda asentir con la cabeza. Es cierto, soy un tanto maniático con según qué cosas, y el orden es una de ellas. Pero lo que tal vez ya no tantos sepan es que, en según qué campos, el desorden me da la vida. Es por eso que grupos tan caóticos, tan alborotados y tan desordenados (en el mejor sentido de estas palabras) como Career Suicide me enganchan de manera insospechada por todos aquellos a los que hago recoger el abrigo de mi sofá cuando vienen a casa y colgarlo en la percha.

Once largos años, eso es lo que ha pasado para que podamos disfrutar de este Machine Response, tercer larga duración de unos canadienses amantes del hardcore old school de los 80s, quienes no se andan con rodeos y sueltan todo lo que llevan dentro desde el minuto uno. Y es que, tirando de chiste fácil, cuando Career Suicide suenan, se oye en Toronto entero. Ja-ja-ja. Lo sé. Y como muestra, un botón: “Cut and Run”, primer corte y primer derechazo. Es cierto que con la fuerza que lanzan el puño, el ataque se presupone corto en el tiempo, pero Career Suicide te siguen golpeando con la misma intensidad en cortes relativamente “largos” con todo lo que eso conlleva. Mucha clase. En “Break Away” cambiamos los puños por la batería con sonido a metralleta y por las guitarras con sonidos y punteos olds school. Todo en un perfecto desorden que transmite una calma como conjunto imposible de superar. !Bendito caos!. Y ojo por que no habrá paz, “Borrowed Time” riza el rizo y te sume aún más en una espiral de ruido de la que, a estas alturas, ya no podrás escapar.

De repente, y cuando crees que estás dentro de una ola musical que te ha tragado y que te va a ahogar, aparece la intro de “Total Neglect” y su segundo de silencio que parece una eternidad. Su comienzo me recuerda mucho a Off! y ese medio tiempo no exento de rabia que transmite sin tener que correr. Y como el que no quiere la cosa, llegamos a mi corte favorito, “Blank Expression” el tema, quizás, más accesible de todo el trabajo. Cumple a la perfección con los cánones de una obra maestra del género, y para mi es lo que es. Aún así, aquí estamos a lo que estamos, y eso es a dar caña.  Sin tiempo que perder “Distractions” nos lo vuelve a dejar claro. velocidad a raudales.

El tramo final del disco comienza con “Suffocate” la cual es una ida y venida de ritmos siempre marcados por una batería autoritaria y un punteo distorsionado que es una maravilla. A esta la sigue la “divertida” “Taking you with Me”, otro de los cortes que más me atraen de este trabajo. Su comienzo a ritmo de piano es un soplo de aire fresco dentro del álbum, y además marca las notas que en pocos segundos serán golpeadas por una guitarra. El tema es un medio tiempo gamberro pero más limpio que la media de los temas de Machine Response. Y así llegamos al último tema “Point Of No Return” cuyo título lo dice todo. Una vez llegados aquí, nadie se va a asustar. Career Suicide vuelve a soltarse la melena y a sacarse un tema que parece una batidora. Puro desorden.

Conclusión: si eres de los que celebras la vuelta de Westen Addiction, si disfrutaste con lo último de Poison Idea o si simplemente tu vida es un barullo y necesitas una B.S.O. a la altura, Machine Response es tu disco. Ha merecido la pena la espera, el grupo ha sabido sobreponerse a palos bastantes grandes vividos ( D.E.P. Brandon Ferrell) y ha vuelto con más fuerza que nunca.¡ Sube el volumen y móntala parda!

No Comments

Comenta

Copyright © Linoleum 2014-2017