Propagandhi – Victory Lap

Hace tiempo que hablar de Propagandhi es sinónimo de alejarse de todo aquello que sea o que parezca sencillo. De dar un giro más de tuerca al significado de “punk rock”, de ir más allá tanto lírica como musicalmente.  De olvidarse de etiquetas y de centrarse en disfrutar no solo con su música, si no también con sus letras. Victory Lap llega cinco años después de su último lanzamiento, Failed States (2012) y con el aliciente de ser el primer disco en el que participa su nueva guitarrista, Sulynn Halo. La espera, una vez más, ha vuelto a merecer la pena.

Por lo tanto, hacer una reseña de este disco tampoco es tarea fácil. Adentrarse dentro de cada tema, de su meticuloso y realmente cuidado desorden, o ser capaz de captar el mensaje que el grupo quiere lanzar a aquellos quienes lo escuchan, es complicado. Tal vez desde un enfoque deconstruccionista, o teniendo en cuenta la teoría de “La muerte del autor” de Roland Barthes podamos entender algo tan complejo como que todo aquello que nos transmite el grupo no es más que las circunstancias, necesidades e inquietudes de la sociedad actual en la que vivimos. Quizás no es la banda quien decide hablar sobre un tema, quizás es la sociedad quien demanda hacer esa canción concreta. Es un enfoque rebuscado, lo sé, pero a mi me tiene cada vez más convencido.

Musicalmente Propagandhi lo borda. Eso sí, ha llegado a un punto en el que lo que quiere plasmar se aleja (cada disco unos metros más) de los tres acordes manidos de la teoría del punk rock. Hay que olvidarse (como venimos haciendo desde el lanzamiento del Supporting Caste) de ellos. Olvidarse y disfrutar de riffs propios del metal, reconducidos al redil punk por la voz de Chris Hannah, perfecta para la causa. Muy características empiezan a ser ya las intro calmadas, rotas por ritmos más pesados como en el caso de “When All your Fears Collide”, o temas que superen los cuatro minutos como “Nigredo”. “Failed Imageer” o “Letters to a Young Anus” recuperan unos ritmos que en el siglo pasado eran usados por los de Winnipeg.

“Adventures in Zoochosis” es simplemente maravillosa. Musicalmente rompe con la idea preconcebida del grupo, es mucho más cercana e íntima, tal vez para dejar más claro su mensaje. Mensaje que para mi es una consecuencia directa de la llegada de Trump a la Casa Blanca. Muchos se preguntaban si las circunstancias políticas en Usa harían explotar a muchos grupos (como ya sucediera en la época de Bush). Así ha sido y si, grupos que no tocaban el tema político ni con un palo lo han hecho por la causa, Propagandhi, acostumbrados a no dejar títere con cabeza, no iban a ser menos. Si alguien me dice que la música no es cultura, procuraré ponerle un par de temas de este Victory Lap y demostrarle que la música (en según que géneros y contextos) hace tiempo que nos está llamando a filas para intentar cambiar lo que hoy tenemos como realidad.

Por cierto, no puedo dejar pasar los tres temas que aparecen en la versión de lujo (algo que no me cuadra mucho con la idiosincrasia del grupo, pero imagino que serán cuestiones de marketing) y que son, a buen seguro, las tres balas en la recamara preferidas de aquellos fans más puros. “Wishing” y su linea de bajo recuerda mejores tiempos, “Beyond” y su batería sabe a pogo y “Technocracy” es el mejor trallazo que he escuchado de Propagandhi en los últimos diez años. Ya estamos todos contentos.

No Comments

Comenta

Copyright © Linoleum 2014-2017