Iron Chic – You Can’t Stay Here

Dos cosas me encantan de Long Island; su iced tea y Iron Chic. Puestos a pensar en consumir una de ellas casi cada día o por temporadas, prefiero quedarme con una de las bandas más entrañables del panorama actual y dejar el iced tea más famoso de Nueva York para contadas ocasiones. You Can’t Stay Here era un disco muy esperado al que las circunstancias le han hecho tomar un valor aún más importante si cabe. La trágica pérdida de Rob McAllister el año pasado, nos dejó a todos tocados sin saber qué sería del grupo pero, afortunadamente, este nuevo disco nos despeja esa duda.

Cuatro años después de su último Lp, You Can´t Stay ha llegado para quedarse (y contradecir a su título) como uno de los discos seguramente más importantes de Iron Chic. Las letras de Jason Lubrano, vuelven a ser tan vitales como esos ritmos tan propios ya del grupo. Este disco toca la oscuridad y la tristeza pero lo hace para anteponerse a ella de una manera totalitaria para acabar en la alegría y la celebración. Y es que siempre que escucho algún tema de Iron Chic, me imagino en un bar lleno de amigos que no paran de cantar y corear el tema que está sonando. Iron Chic tiene alma y si habéis presenciado algún concierto suyo, sabréis de lo que estoy hablando. Si aún no habéis tenido suerte, da igual. Dadle al play y con el primer tema del disco “A Headache with Pictures” vuestro ánimo empezará a sentir el efecto Iron Chic. Si sois exigentes el éxtasis os llegará con el segundo corte; “My Best Friend (Is a Nihilist)”, uno de los temazos del disco y seguramente del año. En este corte encuentro influencias de uno de los grupos hermanos de los de Nueva York, RVIVR. Esas guitarras se delatan solas.

“You Can’t Stay Safe” es una mezcla entre la reflexión calmada de su parte vocal y la explosión musical que aparece en su exposición. Menos festiva pero muy contundente. “Thunderbolts!” me devuelve a ese bar donde abrazo a mis compañeros musicales mientras celebro la vida con Iron Chic de fondo y disfruto de ella, que para eso está. Si os gusta mover la cabeza, “Planes, Chest Pains , and Automobiles” es vuestro tema. Este tema debería avisar que debe ser escuchado con una cerveza en lo alto para su mejor disfrute. ¡Salud!. “Gogoltha” es posiblemente el tema más cercano de todo el trabajo. Su final pone los pelos de punta y nos vuelve a regalar esos versos poéticos en los que, muy a menudo, se convierten las letras del grupo. Tras ese momento mágico, “Profane Geometry” y “Invisible Ink” vuelven con esos coros, esa fuerza y esos ritmos que pueden con todo.

Mención especial merece “Ruinous Calamity” un tema increíblemente sincero que nos presenta una autocompasión llena de rabia y un análisis del ser humano como solo Iron Chic podría hacerlo. El disco cierra con “To Shreds, You Say?”, una manera de dejar claro que, pase lo que pase, la vida sigue y hay que vivirla. Todos y todas sufrimos golpes que no esperamos, pero eso no puede pararnos. Las dos primeras lineas de este corte son un resumen total de esta reseña y de este disco, “It’s been a long hard year, started fine but it ends with tears”. Este grupo es más duro que el hierro y puede con todo lo que se proponga. No dejéis pasar la oportunidad de escuchar sus discos, os aseguro que no os arrepentiréis.

No Comments

Comenta

Copyright © Linoleum 2014-2018