Zeke – Hellbender

Zeke están de vuelta. Los de Seattle acaban de presentar Hellbender, su primer disco de estudio tras catorce largos años. Su vuelta y su gran estado de forma puede haber sorprendido a muchos, pero aquellos quienes tuvimos la oportunidad de presenciar su directo arrollador en la pasada edición del Download Festival Madrid, sabíamos que este disco iba a contener la misma dosis de adrenalina que su ya lejano antecesor.

El single elegido para anunciar la vuelta del grupo fue “On The Road”, una canción que muestra de lo que el grupo es capaz de hacer a la perfección: una mezcla de hardcore, punk y trash con el rock como hilo conductor. Velocidad, fuego y cuero. Y punteos eléctricos, muchos punteos. No es de lejos el tema más rápido del disco, de hecho “All The Way” (encargada de abrir el trabajo) le adelanta por la derecha sin ningún tipo de problema. El grupo está listo para pasar la ITV y seguir haciendo millas. De hecho, ahora mismo se encuentran inmersos en una gira Europa donde dejarán a más de uno con la boca abierta con este Hellbender.

Ninguno de los quince cortes que componen este álbum se acerca (ni por asomo) a la barrera de los dos minutos de duración. Es más, algunos son verdaderos trallazos de menos de un minuto como es el caso de “Hellbender” o “County Jail” dos balas que solo tienen de igual su velocidad. La primera es un tema trash con toques rock, mientras que la segunda tiene unos ritmos y vocales mucho más punkis. Como dije anteriormente, este disco tambiñen contiene hardcore, y como muestra “White Wolf” tema que hará las delicias de los amantes del mosh.

En la segunda parte del disco encontramos el tema más rockero, “Cougar Rock” en el que el grupo se postula como una vuelta de tuerca (y mil de revoluciones) de Motorhead. Parece ser que los Seattle lo hacen todo deprisa. Una vez entras en el ritmo del disco, las canciones pasan una tras otra jugando con los estilos, pero siempre con la cohesión necesaria para dotar de cuerpo a un trabajo realmente forjado a hierro. “Redline” y “Big Rid” cierran Hellbender mostrando de nuevo la “variedad” que puede ofrecer el grupo. Variedad y diversión porque “Redline” y su loco y psicodélico punteo es la definición perfecta de fiesta rock. “Big Rid” es, por lo contrario, más seria, más rotunda, más old school.

Si habéis llegado hasta aquí sin conocer a Zeke, a buen seguro que estáis sorprendidos. Si os gusta el rock de Turbonegro, el hardcore de Poison Idea o el trash de Reproach, tenéis nuevo grupo para vuestra lista de reproducción. Si por el contrario ya conocíais a la banda y teníais dudas ante este regreso tardío, escuchad Hellbender y despejarlas en tan solo minuto y medio. Corred, Zeke han vuelto.

 

No Comments

Comenta

Copyright © Linoleum 2014-2018