Sugus – 1995

En 1995  Felipe González llevaba las riendas de un país que se manifestaba por el 0.7%, mientras vivía atemorizado por ETA. Zamorano daba una liga al Madrid, y el Súper Depor ganaba La Copa. Mel Gibson gritaba “libertad” en Braveheart, mientras una de las modositas de Salvados por la Campana lo daba todo en Showgirls. Y había música, mucha música. Fue el nacimiento del F.I.B., el debut de Dover con “Sister”, la pugna por el trono entre Oasis y Blur, y el año de “Hoss”, “…And Out Come the Wolves”, “Life on a Plate” o del “All Ages” y el “I Heard They Suck Live”.

Ahora estamos en el 2018, y Sugus homenajea a un año que a buen seguro cambió sus vidas, porque, sí amigos, Sugus también fueron jóvenes un día. Juventud que, aunque, tal vez, no se refleje en sus carnes, sí lo hace en su actitud, en su música, en sus directos, y en este nuevo disco. Precisamente “Actitud” es el segundo corte de un disco presentado al grito de “nineteen ninety five” en “1995”. La primera, es la hermana pequeña de “Indomable”. Un tema rápido, en castellano, y que deja claro que no hay porqué cambiar si se tienen las cosas claras. La segunda, además de dar título al disco, tiene ese toque ramoniano que tanto gusta al grupo. Sin embargo, si algo caracteriza este trabajo es la variedad. El grupo tira de todas sus influencias para utilizar otros registros como queda patente en “Hocquet” con un sonido más Dear Landlord /Off With Their Heads, o en el inicio a lo Good Riddance de “Marathon Man”.

Hablando de inicios, ¿a qué os recuerda el de “Sí Fuisteis Vosotros”?. Yo lo tengo claro, y me encanta. Este es, hasta el momento, mi tema favorito del disco, y a buen seguro, un hit en sus futuros conciertos. Sugus llevando al extremo eso de “anoche se me fue de las manos”. Otro corte que destaca por su frescura y sonido divertido es “A Weasel in My Pants”. Tal vez me esté obsesionando, pero veo muchas referencias a grandes clásicos en todo el disco. Y eso me gusta. La fuerza y la energía del grupo queda patente en temas más acelerados y rabiosos como “Fire” o la gran “Sorry, We’re Punks”. Aún así, no os dejéis engañar, el grupo también tiene su corazoncito y lo demuestra en “By My Side” o “Crack”.

En la recta final del disco “Madrid” aporta otro toque de romanticismo con la colaboración (desinteresada) de Ana Botella. Punk rock acelerado marca de la casa, al igual que “Alambrada” (y su homenaje a NoFX). “Mala hierba nunca muere”. Otra de las canciones a resaltar del álbum, y una segunda oportunidad para seguir dando guerra al pie del cañón. Gran manera de cerrar este esperadísimo 1995.

Conclusión: 1995 es el nuevo (ya era hora) disco de Sugus. Un álbum que se ha hecho esperar, pero por el que ha merecido la pena suplicar. Se acabaron esos “¿cuando sacáis disco?”, “¿no tenéis nuevos temas?”, “¿por qué no os retiráis?”Sugus han vuelto y lo han hecho con el que, para mi es su disco más completo hasta la fecha (y al ritmo que van, dudo que les de tiempo a sacar otro): un disco lleno de velocidad, temazos y punk rock. Por lo tanto, sed inteligentes y acercaros a sus conciertos, pagadles unas birras y una cena, aunque, si optáis por esto último, mucho mejor sin mayonesa.

No Comments

Comenta

Copyright © Linoleum 2014-2018