The Interrupters – Fight the Good Fight

The Interrupters han vuelto y, a tener en cuenta por el título de su nuevo Lp, están listos para la lucha.Y estando en época estival, la única guerra que se me antoja vital es esa que se fragua contra el calor. Para salir victorioso en esa contienda se puede tirar de estrategias tan típicas como ir a la playa o a la piscina, enchufar el aire acondicionado, o tomarse un helado. Por lo contrario, si lo que se pretende es innovar, poner este Fight the Good Fight a todo volumen y disfrutar con el frescor que desprende es la clave. El verano tiene un nuevo enemigo.

Siguiendo su media de dos años entre disco y disco, The Interrupters vuelven a la palestra en este 2018 con su tercer larga duración. Tengo que confesar que aunque el grupo tenía temas que me alegraban el día, tampoco he sido nunca un gran seguidor suyo. Siempre había pensado que, a medida que el grupo fuera sacando más material, ese efecto sorpresa que conquistó al público hace un par de años, se iría diluyendo en detrimento de algo repetitivo y monótono. Pues bien, no podía estar más equivocado. Fight the Good Fight es, posiblemente el disco más cercano y sorprendente del grupo.

Sus influencias, aunque claras, empastan perfectamente presentando un productor ganador. Estar en Hellcat Records y ser producidos por Tim Armstrong es una pista vital. El disco incluye incluso un tema con la colaboración de Rancid, “Got Each Other”. Inevitable es también pensar en otro grupo insignia del sello otrora: The Distillers. “So Wrong” es un claro ejemplo de que Aimee podría jugar a ser Brody sin ningún problema (y con excelente resultado). Pero este disco es fresco porque tiene otras influencias menos marcadas que aderezan el resultado. “Gave You Everything” y su estribillo bien podrían formar parte del exitoso Tragic Kingdom (1995) de No Doubt. ¿Alguien lo duda?.

“Title Holder” fue el primer single (ganador) de este álbum. Ritmos bailongos, coros pegadizos y PMA. Bien jugado. A este le siguió “She’s Kerosene”, la verdadera canción del verano de 2018, ¿que pensará Georgie Dann?. Una vez el grupo nos ha ganado con estos dos temas, llega la hora de profundizar en el disco y disfrutar del precioso himno “Broken World” (y su trompeta interpretando el canon de Pachelbel), de la old school “Not Personal”, o de la pegadiza y fiestera “Be Gone”.  Mención a parte merece “Room With a View”, encargada de cerrar el trabajo y de rendir homenaje a alguien que se marcho de este mundo antes de tiempo.

The interrupters tienen mucho éxito que celebrar. Fight the Good Fight es un disco completo, diferente y, sobretodo, fresco. El grupo ha conseguido no caer en el maldito botón de repeat y ha compuesto doce cortes que sorprenderán a propios y a extraños. Además, verlos en directo debe ser toda una fiesta. Esperemos que nos visiten pronto y que podamos gastar las suelas de nuestras zapatillas bailando. Crucemos los dedos.

No Comments

Comenta

Copyright © Linoleum 2014-2018