Wallride – Will Last Forever (Disco Remember)

En Valencia, en los 90s, no todo era Bakalao. En una ciudad (aparentemente) absorbida por la música techno, los fines de semana interminables y la cultura del autostop, había esperanza. Había esperanza en un movimiento punk y hardcore hecho sin ningún tipo de pretensiones, sincero, transparente y limpio. Un movimiento que incluía grupos cómo Disyouth, Zanussi o, quienes hoy nos atañan, Wallride, los cuales se hacían llamar Waterfull anteriormente.

Todavía recuerdo como di con uno de los grupos que más cariño tengo de la escena estatal. En una época en la cual compraba discos basándome en sus portadas (algunas veces me salía bien, otras tantas mal), Will Last Forever captó mi atención en una de mis múltiples tardes en Tipo Plasencia. Ese día no llevaba más de dos mil pesetas, y tenía en mi mano el You Can’t Keep a Good Band Down de Randy, por lo que coloqué el disco “del vendedor de tostadoras” en cola. Mal hecho. Cuando volví, el disco había desaparecido. La vida continuó y me fui a estudiar a Salamanca, donde mi sana costumbre de pasarme horas en Tipo siguió vigente. En una de esas tardes, Wallride volvió a cruzarse en mi camino y, sin haberlos escuchado en mi vida, compré el cd sin pensármelo.

Esa fue, posiblemente, una de las mejores compras que he hecho en toda mi vida. Llegar a casa y escuchar “Old Man” con la voz rasgada de Laura y la batería agresiva de Jorge me dio un vuelco. Por aquel entonces, Dover y su Devil Came to Me (1997) ya me habían ganado, pero tras el primer impacto, yo era más del Sister (1995) y su sonido más “sucio” y “duro”. Como bien podéis imaginar, Wallride fue una vuelca de tuerca que me enamoró pasando a Dover por la derecha y sin avisar. La línea de bajo y el “one, two, three, four” de “Nightmares” fue uno de mis primeros contactos con el hardcore propiamente dicho, y “Spiritual Union”, además de mi canción favorita del álbum, una de mis primeras clases de lo que este estilo significa; sinceridad.

A Wallride también les debo el gran favor de presentarme, en una época donde yo no manejaba internet, a gigantes del género como Gorilla Biscuits o Cock Sparrer. Sus versiones de “New Direction” y “I got Your Number”, me volaron la cabeza, aún sin saber que eran eso mismo, versiones. También es digna de alabar la versión de “Cameage” de unos Descedents quienes ya me sonaban gracias a algún recopilatorio del momento. Volviendo a la esencia propia de Wallride, “Build or Destroy” representa a la perfección las inquietudes de un grupo que luchaba por la actitud mental positiva y por la identidad propia y distintiva. “Dear Mum”, además de sentimiento, siempre me dejaba con dolor de cuello. Dolor de cuello que se acrecentaba, y de qué manera cuando escuchaba la pista que da título al disco; “Will Last Forever”, hardcore old school made in Valencia, en aquella época me costaba asimilarlo, pero me encantaba. Hoy en día, además de echar de menos al grupo en demasía, a cada escucha aprecio más lo que hicieron y lo que consiguieron. También todo lo que me dieron. Gracias.

Pero ojo, Wallride también tenía melódico, y de mucha calidad. “Think About Me” o “Aching” fueron de los cortes que mejor me entraron en una primera escucha (estaba en mi época Slide Chorus, y lo melódico era mi pasión). Por último, me gustaría también resaltar “Empty Minds” un tema con el que me identificaba a muerte con 20 años, en un momento donde todo era querer descubrir cosas nuevas, y no solo musicalmente hablando.

Will Last Forever es una joya que se revaloriza según pasa cada año. Curiosamente, y si nos basamos en su título, bien podría haber sido un disco de despedida, pero como bien sabéis, a este le siguieron un par de Lps y alguno que otro Ep. Aún así, su título fue premonitorio: para mi (y a buen seguro que para muchos de vosotras y vosotros) este disco es (y será) eterno. Gracias Wallride por adentrarme en el mundo del hardcore, gracias por abrir mi mente, y gracias por seguir acompañándome casi veinte años después. Y es que, aunque ya separados, Wallride duraran para siempre.

No Comments

Comenta

Copyright © Linoleum 2014-2018