Gasteiz Calling 18 – Día II

Amanecimos hechos un desastre. Dormimos menos de lo que hubiéramos querido, pero el cartel del sábado revivía a un muerto. El tiempo alternaba sol y una agradable y fina lluvia que pedía a gritos unas cervezas por el casco antiguo y allí mismo, se presentaba el planazo de ver a CRIM en una sesión matutina presentando su nuevo disco. Pues bien, el primero de los planes se nos dio de cojones, pero el segundo, por más que insistimos, nos fue imposible. El aforo se completó tan rápido que tuvimos que conformarnos con oírlo desde fuera. Los catalanes están que lo tiran. Terminamos la previa por la zona y fuimos a por el primer gran plato del día. Adrenalized.

De los de Donosti siempre digo lo mismo. No son de mi estilo, no les escucho muy a menudo, y aun así, cualquiera de sus conciertos es un must para mí si estoy cerca. Mezclan punk y metal a una velocidad frenética, poniendo en sus temas tanta técnica como personalidad. Su set fue más corto de lo que a todos nos hubiera gustado y no faltaron “The Prophets And The Wise”, “Crawling In The Ashes” o “Tales Of The Last Generation”Sus riffs y presencia en el escenario me han enamorado a través de los años y esta vez, tampoco defraudaron.

 Las siguientes horas las pasamos alternando la pista del Iradier con los bares de pintxos de fuera. Tuvimos la fortuna de ver a bandas que no son tan fáciles de ver por aquí como Dead To Me y Street DogsLos primeros estuvieron algo fríos. Tocaron sus temas más populares como “I Wanna Die In Los Angeles” o “Little Brother” tratando de conectar con el público sin que el sonido les acompañara en ningún momento. Esperamos verles pronto en una sala pequeña, donde da la sensación de que se desenvolverían mucho mejor.

Dead to Me (foto por Robbie Ramone)

A los segundos les vimos de medio lado. Es una banda que levanta pasiones. Quizá por su calidad musical, o quizá es por su cantante, Mike McColgan, cantante original de Dropkick Murphys, quien le dedicó la actuación a Donald Trump y toda la chusma que le rodea. Yo personalmente no soy muy fan, la verdad, pero poder corear “Punk Rock And Roll” con miles de personas alrededor es una gozada. Salimos a tomar el aire y terminar de calentar para lo que se venía encima. Nada más y nada menos que Propagandhi, Agnostic Front y NOFX. Casi nada. Al entrar nos encontramos con el final de unos Segis que también jugaban en casa después de unos cuantos años según hemos podido leer y que parecían haber creado una sinergia con un público que estaba encantado con ellos.

Street Dogs (foto por Robbie Ramone)

Si el primer día Refused habían sido los triunfadores de la noche, el segundo se le concedió el honor a Propagandhi. Comenzando con “Failed Imagineer” de su último disco Victory Lap, pudimos presagiar lo que se nos venía encima. Los canadienses presumieron de técnica y elegancia, sin dejar de lado la agresividad de su, punk-trash-melódico-progresivo (por etiquetarlo de alguna manera). Los cambios de ritmo y arreglos fueron constantes en su set basado principalmente en sus dos últimos lanzamientos y en el que nos regalaron a todos la joya de la noche, “Anti-Manifesto”. Épico.

Propagandhi (foto por Robbie Ramone)

Era el turno de los padrinos del New York Hardcore, más vistos que el tebeo y que a su vez, nunca nos cansaremos de ver, Agnostic Front“For My Family”, “A Mi Manera” (en castellano), “My Life My Way”La ristra de temazos que tienen A.F. y la cantidad de años que llevan en activo les hacen imparables en los escenarios. Roger Miret y los suyos, destacando a un Stigma que cada día parece estar más pasado de rosca, saben cómo meterse al público en el bolsillo, y caldearon el ambiente a las mil maravillas con su himno “Gotta Go” para el postre más dulce que todos podemos imaginar. NOFX.

Agnostic Front (foto por Robbie Ramone)

 NOFX siempre generan controversia al llegar a los carteles de los festivales. Todos se quejan de lo que hablan durante los conciertos, de lo capullo que es Fat Mike o de lo malos que son sus últimos discos. La realidad es que sus conciertos son una auténtica fiesta y esta vez no fue diferente. A mí no me molesta en absoluto que hablen y bromeen durante su show, y menos aún si inmediatamente van a tocar “Bob”, “Leave it Alone”, “Franco Un-American” o “Reeko”. Se han ganado la licencia para hacerlo. Pero yo si pondría una pega a los shows de NOFX.

Estos tíos tienen 13 álbumes de estudio. Me es muy difícil ser objetivo con esta banda, pero me atrevo a decir que al menos 6 de esos discos son perfectos de principio a fin para cualquiera que haya profundizado en el punk rockPues bien, llevo años viendo a NOFX en directo, y su repertorio apenas ha cambiado. Llevan años abriendo con “60%” y cerrando con “Kill All The Whiteman” o “Theme From a NOFX Album”. El setlist coincide en un 80% año tras año dejando atrás “Stickin In My Eye”, “Dinasours Will Die”, “Green Corn” o “Bleeding Heart Disease”, por poner algunos ejemplos. Aun así, lo pasamos como enanos, y la próxima vez que vengan, allí estaremos los primeros de nuevo.

NOFX (foto por Robbie Ramone)

El festival llegaba a su fin, y a nosotros nos llegaba la sonrisa hasta las orejas (y hasta las ojeras). El sonido será mejorable, la decisión de no poder salir del recinto a partir de las 21h será cuestionable y el Iradier Arena se quedará pequeño para tanto público, pero que queréis que os diga, da gusto asistir en temporada baja a un festival donde se respira tan buen rollo, en una ciudad como Vitoria.

¡Volveremos!.

______________________

Agradecimientos:

Muchas gracias a la organización del Gasteiz Calling (por las facilidades), a Roberto Parodi (por sus fotos), a nuestro colaborador Roberto (por superar las adversidades), y a vosotras y vosotros por estar ahí. Pronto más y mejor. 

No Comments

Comenta

Copyright © Linoleum 2014-2019