Los Perros – One Thousand Nights In One

Empezamos el año con un descubrimiento de finales del pasado y con una recomendación encarecida: Los Perros y su último (o primer) larga duración, One Thousand Nights In One. El tito screaming compartió a finales de diciembre este disco en su Facebook y, atraído por su portada, no dudé en darle un tiento. Punk rock argentino pensé; buena música pero quizás mal inglés. Totalmente equivocado. Ni estamos ante un disco de hardcore melódico propiamente dicho, ni la pronunciación o la producción hacen aguas. Seguid leyendo porque Los Perros son vuestro primer gran descubrimiento del año.

Los del Mar de Plata se han sacado un disco alucinante compuesto por nueve cortes que se reproducen en unos veinte minutos de gloria. Simplemente con el inicio de “The First” caí enamorado. Alucinante punk rock típico del FEST de Gainesville para amantes de los primeros Red City Radio, After The Fall e incluso de Gnarwolves. Dos voces, coros pegadizos y unos ritmos perfectamente ejecutados. No sé si el título de este tema es porque es la primera canción del corte o porque es la mejor. De entrada, es mi favorita. A esta le sigue el tema que titula el disco “Thousand Nights In One”, un tema que empieza con un ritmo más lento pero en el que el grupo se mueve a la perfección. Perfecta voz para la causa y gran línea de bajo. La calidad del grupo es incuestionable y su saber hacer queda patente, ¿estamos ante perros viejos?. Quizás.

“Attention Deficit” coquetea con ese punk pop a lo Teenage Bottlerocket de base ramoniana y alegre. También breve y fugaz. De “Wally” hay que destacar (sí o sí) su inmenso punteo con cierto toque heavy. Estamos ante una canción más pesada que incluso permite en cierto momento agitar el cuello y liberarnos de nuestros collares. Tras unos temas con rabia y fuerza, llegamos a “Doctrine” un precioso medio tiempo que deja claro que el grupo sabe tocar todos los palos del género y casar las piezas en un puzzle de nueve piezas para obtener un gran resultado. El disco sigue sorprendiendo tema tras tema.

La segunda parte del disco empieza a toda mecha con aires de NOFX. “Let’s Run” hace honor a su nombre y se convierte en la banda sonora perfecta para una huida a tiempo. Por cierto, es un tema instrumental que no desentona para nada en el conjunto. Bien hecho perretes, bien hecho. Antes del cierre aparecen “Wrong Company” el cual  es otro de mis temas favoritos del disco con un duelo a dos voces que engancharía a cualquiera de vosotros. La parte final del disco está reservadas para los amantes del old school. “Grey Life” empieza con aires oscuros y coquetea con el hardcore más propiamente dicho, reminiscencias de Minor Threat con una base un poco más melódica pero con ritmos de la época, y “Break It All” sigue con ese hardcore de la vieja escuela para poner un punto final rotundo y consistente.

Conclusión: Estamos ante un gran grupo, un gran disco y una gran sorpresa. Los Perros merecen atención porque sus ladridos se han hecho eco desde lejos. Olvidaros de aquello de “perro ladrador poco mordedor”, porque One Thousand Nights In One consta de nueve bocados directos hacía nuestros oídos de los que nos podremos desengancharnos. Si os gusta el punk rock y el hardcore no tenéis excusa, dadle al play y flipar con estos pibes.

No Comments

Comenta

Copyright © Linoleum 2014-2018