Punk in Drublic Fest @ Poble Espanyol (Barcelona)

“¿Por qué vas a Barcelona si ya has estado en el concierto de Madrid?”, “¿no es lo mismo y tocan los mismos grupos?” … Estas son el tipo de preguntas a las que he tenido que responder a lo largo de la semana pasada. Ahora, a toro pasado, la respuesta es clara y concisa: no, no y mil veces no. El Punk in Drublic de Madrid y de Barcelona solo tuvieron dos cosas en común: el 85% de mismos grupos en el cartel, y el recital que ofrecieron Bad Religion en ambas ciudades. Digno de recordar. Dicho esto, si habéis leído la crónica de Madrid, o si habéis estado en Madrid, pero no en Barcelona, os recomiendo seguir leyendo hasta el final. Al lío.

____________________

Cómo bien dije al acabar la crónica del PID Madrid, salí del Wizink con la sensación de haber asistido a un concierto integrado por seis bandas, pero para nada con la consciencia de que aquello hubiera sido un festival propiamente dicho. En Barcelona todo eso cambió. El enclave en el que se celebraba el festi era, a poco, infinitamente mejor que el Wizink. En un día que alternaba nubes y claros (y con una previsión de lluvia que se cumplió a rajatabla), los conciertos tendrían lugar en la bella plaza del Poble Espanyol en un recinto abierto. Libertad, posibilidad de fumar sin problemas y muchas más oferta en muchas más cosas. Más barras, muchísima mayor oferta culinaria, y precios bastante más baratos que los de las barras de Madrid. Más cervezas, vasos del Festi, posibilidad de pagar con tarjeta del Punk In Drublic, y la sensación de que esto era otro (mucho mejor) rollo.

Eran cerca de las siete y aún puedo seguir hablando de novedades ya que, The Bombpops (grupo que no estuvo en Madrid) eran los encargados de dar el pistoletazo de salida. Gran ambiente y bastante gente esperando para empezar la fiesta. El sonido en la plaza del Poble Espanyol fue exquisito, y los de california se salieron. Sonido fresco, divertido y muy animado para abrir boca. “Dear Beer”, “Outta Hand” o su hit “CA in July” fueron trasladando a los asistentes a una california soleada mientras que las nubes iban poco a poco apuntándose a la fiesta. Había visto al grupo con anterioridad y puedo decir que el pasado viernes lo clavaron. Ni si quiera Fat Mike,  presente en el escenario mientras el directo, quiso perderse el concierto de sus compatriotas.

The Bombpops (foto por Antonio Linoleum)

The Bombpops (foto por Antonio Linoleum)

El tiempo avanzaba rápido, aunque aquí, entre grupo y grupo podías hacer bastantes más cosas que en la oscuridad de Madrid. Eso sí, una de ellas tenía que ser visitar el baño, ya que esa fue la gran deficiencia de este festival. Hubo momentos en los que la cola para el servicio podía cruzar la mitad de plaza, teniendo un tiempo de espera estimado de … más de 45 minutos. Una locura y una falta de previsión que acabo con la gente aliviando  sus necesidades allá donde podía. Mal asunto. Mientras muchos esperaban para ir al baño, Less Than Jake salieron dispuestos a amenizar la espera. Y vaya si lo hicieron. Con un setlist plagado de éxitos : “Plastic Cups Politics”, “Jonhy Quest Thinks We’re Sellouts”  o “All My Friends Are Metalheads” desataron la fiesta y los pogos, circle pits y stagediving de un público que lo estaba gozando. Su mascota también hizo acto de presencia y celebró los 25 años que lleva el grupo sobre el escenario. Fue un concierto que se hizo corto y dejó al respetable con ganas de más.

Less Than Jake (foto por Antonio Linoleum)

Less than Jake (foto por Antonio Linoleum)

Less than Jake (foto por Antonio Linoleum)

Mientras el día iba cerrándose y tornándose cada vez más gris, Mad Caddies se subían a las tablas del Poble Espanyol para ofrecer un rayo de luz y melodía. El grupo, muy motivado, se contagió del ambiente creado por sus predecesores y se dispuso a tirar de viejos himnos acompañados de una sección de viento impecable. Con la alocada “Road Rash”, la divertida “Monkeys” o la aclamada “leavin” la plaza se puso patas arriba y la diversión conquistó el Poble Espanyol. En cierto modo, y esto es opinión personal, creo que los grupos estaban mucho más implicados en la luz del exterior que en la oscuridad de Madrid. Es cierto que estamos hablando de ambientes antagónicos, y que por eso mismo, pudo influir de una u otro manera. Sea como fuere, el concierto de los Caddies volvió a ser impecable y volvió a pasárseme volando. Buena señal.

Mad Caddies (foto por Antonio Linoleum)

Mad Caddies (foto por Antonio Linoleum)

Con medio festival recorrido, llegaba el momento de Lagwagon y … también del agua. La lluvia la cual empezó a hacer acto de presencia levemente en el cambio de grupos, no quiso perderse el concierto de Joey y los suyos, a quienes la lluvia les suele sentar genial, si recordamos aquel concierto pasado por agua que dieron en un lejano Resurrection Fest. Miles de chubasqueros daban color a un público que no tenía ni la más mínima preocupación por mojarse. El setlist de Lagwagon fue prácticamente el mismo que en Madrid: abrieron con “Razorn Burn”, tocaron todos sus himnos tales como “Alien 8”, “Sleep” o “Violins”, y cerraron a lo grande con “Making Friends” y “May 16”, temas a los que lluvia otorgó un carácter más épico aún si cabe. Todos y cada uno de los asistentes estaban entregados al grupo y a lo que estaba por venir, Bad Religion y NoFX lo tenían todo a su favor.

Lagwagon (foto por Antonio Linoleum)

Lagwagon (foto por Antonio Linoleum)

Esta fue la segunda vez que veía a Bad Religion bajo la lluvia. La primera fue en un EnVivo en Rivas (Madrid) y la sensación es enorme. Bad Religion fueron los triunfadores absolutos de la noche. Da igual que toquen al aire libre lloviendo, o un pabellón cerrado. No importa. La clase y sobriedad con la que ejecutan cada tema hace que cantes, disfrutes, recuerdes buenos momentos de tu vida y te quedes con la boca abierta, todo a la vez. Alucinante. El setlist fue parecido al de Madrid, pero hubo cambios. Sonaron dos himnos que a buen seguro muchos echaron de menos en la capital; “No Control” y “You”.

Abrieron con “Suffer” dejando de lado a “Them and US”, y no tocaron “Lose Your Head”. El resto fueron himnos tales como “Punk Rock Song”, “New Dark Ages”, “Infected” o “21st Century (Digital Boy)” tema donde asistimos a algo que no es tan excepcional. A mitad de canción un Fat Mike bastante “alegre” decidió irrumpir en el escenario, apartar a Jay de su micro y comenzar a cantar la canción. Tras unos versos, un cabreado Greg Graffin se dispuso a echarlo del escenario, y tras la imposibilidad de quitarle el micro, acabó llamando a seguridad. ¿Realidad?, ¿un show?, no lo sé. Sea como fuere, en el mismo momento que vi a Fat Mike boicotear el tema de Bad Religion, supe que el concierto de NoFX iba a ser mejor que el de Madrid. No me confundí para nada. Tras el incidente, Bad Religion siguieron a lo suyo y demostraron que no hay nada ni nadie que pueda hacerles sombra. Ellos solo pagan la entrada y cambian el curso de la noche. Aplastantes.

Bad Religion (foto por Antonio Linoleum)

Bad Religion (foto por Antonio Linoleum)

La lluvia parecía dar una pequeña tregua, pero NoFX no parecían tener prisa. Se tomaron con calma la entrada al escenario, e hicieron que la lluvia (y los pitos del público) volvieran a aparecer. El grupo sobre el escenario brindó con chupitos, se colocaron frente al público y se tiraron un rato hablando entre ellos, acrecentado las ganas de toda una plaza abarrotada. El inicio no fue mi favorito “60%” buen tema como intro, “Seeing Double at the Triple Rock” (ya sabéis cuanto la odio) y “Six Years on Dope”. Meh. Me estaba imaginando otro concierto como el de Madrid y encima mojándome y me estaba viniendo abajo (nada que ver con el resto de asistentes que estaban entregados). Entonces el grupo decidió hablar menos y tocar un poco más. No me malinterpretéis, hubo charlas y chistes, pero bastantes menos que en Madrid.

También empezaron a sonar himnos como “Murder the Goverment”, “Bob” o “Sticking in My Eye” ( la gran ausente en Madrid). El ambiente cambió y, junto con la lluvia, hizo que fuera un concierto más que respetable del grupo. La preciosa “I’m So Sorry Tony” y “Linoleum” (última canción que cantó Tony Sly en vida) cerraron un concierto de notable bajo. Entonces, y tras la exigencia de un respetable que se estaba empapando, el grupo volvió para regalarnos dos temas más: “Don’t Call me White” (tampoco presente en Madrid), y “Kill all the White Man”. Esto me volvió a dejar la sensación de que los grupos disfrutaron más en Barcelona, y por ende, nos hicieron disfrutar más. NoFX fue un claro ejemplo.

NoFX (foto por Antonio Linoleum)

NoFX (foto por Antonio Linoleum)

NoFX (foto por Antonio Linoleum)

Tras un festival (esta vez sí con todas sus letras) impecable, en Barcelona se podía disfrutar aún de la actuación en sala de Anti-Flag, concierto al que yo por razones obvias de cansancio tuve que renunciar. A buen seguro fue una guinda perfecta para un día que recordar. La paliza de subirme a Barcelona el mismo día y volverme la mañana siguiente estaba más que justificada, y el buen sabor de boca y la sonrisa no me la quitará nadie. Llegado ese punto, el punto me pedía hacer la locura e ir a Vitoria el día siguiente, pero uno ya no está para tanto trote.

____________________

Una vez más CMFFG Punk quiere agradecer a la organización, a HFMN y sobretodo a Joan la ayuda y el trato prestado. Así da gusto, ¡nos veremos pronto!.

No Comments

Comenta

Copyright © Linoleum 2014-2019