Frank Turner & the Sleeping Souls @ Fernán Gomez Teatro (Madrid)

Lo grande de la música es que no entiende de clases, de diferencias o de contextos. La música, especialmente en directo, simplemente sucede arrastrando a todas y todos aquellos que la disfrutan a un desenfreno (ya sea interior o exterior) único e irrepetible. Esa es la magia del directo y a eso es a lo que estamos enganchados. Anoche volvimos a asistir a un truco perfecto por parte de Frank Turner y su banda The Sleeping Souls quienes lo mismo te ponen patas arriba un festival multitudinario, una sala pequeña y recóndita o un teatro con asientos de cuero. Al final lo que hacen es música y eso es lo que importa.

Di con la celebración de este concierto de pura casualidad y casi llegada la fecha del mismo. Me sorprendió bastante la poca publicidad que tuvo y también el lugar de celebración del mismo: el teatro Fernán Gomez en pleno Colón. Había tenido la suerte de ver a Frank Turner en varias ocasiones (en ambientes muy diferentes) y sabía que este iba a ser un concierto único. Así fue. Solo me hizo falta entrar a la antesala del teatro y echar un vistazo para ver la heterogeneidad de un público que iba buscando los mismo que yo. Pocos éramos los que enseñábamos públicamente nuestro amor por el punk rock en forma de tatuajes o camisetas, y nos mezclábamos con aquellos que (a priori) iban buscando un concierto tranquilo y de asiento. Sea como fuere, todos estábamos allí a lo mismo.

Al entrar en la sala se respiraba una calma a la que no estoy acostumbrado al ir a un concierto: silencio, oscuridad, sillones de cuero y nada de cervezas. Sólo el gran banner del grupo y los instrumentos me recordaban que iba a un concierto y no a una ponencia sobre lingüística. Todo ese ambiente se transformó por completo en cuanto el grupo, liderado por un Frank Turner que se come cualquier ambiente, hizo aparición. Bastaron diez segundos para que el teatro entero se pusiera de pie y comenzara a bailar. Con un inicio energético “Photosynthesis” dejaba claro con su estribillo que nadie se iba a sentar ni a callar. Nunca esta canción tomó tanto sentido. Perfecto. Después fueron sonando temas de su último trabajo com “1933”, “Brave Face” o “Blackout”. En cada tema el grupo conseguía llegar a un nuevo espectador que se sumaba a una fiesta inesperada por las butacas de la sala.

Frank Turner & The Sleeping Souls (foto por Antonio Linoleum)

También hubo momentos para escuchar temas más antiguos como la gran “Recovery”, e incluso una parte acústica donde Frank recuerda sus origines con temas como “To The Road”. La conexión con entre Frank Turner y el público es total y el cantante, siempre de manera amena y distendida (olvidaros de charletas insulsas) te cuenta su vida. Explicó que tuvo su despedida de soltero hacía solo unos días y que se casaba en breve. También nos dijo que hay nuevo disco en el horizonte cercano, y presentó un precioso nuevo tema “I Believe You William Blake” con explicación conceptual incluida. Llegado ese momento, nos tenía a todos en su bolsillo.

Aún quedaba tiempo para que el público hiciera las veces de un coro de Gospel improvisado en la divertida “Little Changes”, para intentar creer en un mundo mejor cantando “Be More Kind” y para que se nos pusiera la piel de gallina profesando nuestra fe en la música y en el rock ‘n’ roll con “I Still Believe”. Tras más de una hora de música en mayúsculas el grupo volvió a aparecer en el escenario para ofrecer varios bises entre el que cabe destacar “Four Simple Words”, un apoteósico fin de fiesta en el que Frank decidió bajar del escenario, cruzar el teatro subiéndose en los elegantes sillones del teatro y llegar al medio de la sala para cantar junto con todos los allí presentes. Fueron cinco minutos de éxtasis colectivo que nos dejaron con ganas de mucho más.

Frank Turner (foto por Ro Sánchez)

Lo de anoche fue de libro. Fue uno de esos conciertos que, aún sabiendo que son especiales, superan con creces las exceptivas. Me sorprendió bastante no ver caras conocidas entre el público, quizás por la poca promoción que ha tenido el concierto o el lugar donde se celebraba. El caso es que Frank Turner & the Sleeping Souls dieron un recital de rock y folk en directo y de conexión total con el público. Estoy seguro que en la sala del coqueto teatro aún resuenan los coros de la resaca musical de anoche. Si Fernando Fernán Gómez levantara la cabeza … igual nos mandaba “a la mierda”.

____________________

Desde CMFFG Punk queremos dar las gracias a Ro Sánchez por cedernos la fotografía del concierto. Para disfrutar de más fotos y de su trabajo, podéis seguir su cuenta de instagram aquí. ¡Muchas gracias por tu colaboración!.

No Comments

Comenta

Copyright © Linoleum 2014-2019