in ,

Bad Nerves – Homónimo

Formamos parte de una sociedad en la que se intenta clasificar todo de una manera cuasi enfermiza. Esa obsesión por crear conjuntos establecidos formados por elementos individuales que nada tienen que ver entre ellos, hace que haya un sentimiento de necesidad a la hora de encontrar y pertenecer un grupo acorde con nosotras y nosotros mismos. Y eso además de una perdida de tiempo, conlleva en muchos casos un sufrimiento innecesario.

Las etiquetas forman también parte del día a día de la música, pero a veces aparecen grupos como Bad Nerves y las mandan a la mierda. Rápido, con su primer disco homónimo, y en menos de treinta minutos.

He de reconocer que cuando me pasaron el primer corte de este disco, «Can’t be Mine» aluciné. La potencia y el ritmo que trasmitía era propio de un punk rock ramonaiano, pero esa voz me chirriaba. Entonces escuché «Baby Drummer» y todo cambió. Esa voz se convirtió en el elemento estrella de un disco que rompe clichés. Un cantante que bien podría ser la versión punk de Richard Ashcroft ( The Verve), unas baterías que no envidian a las de grupos como PEARS, y un acento que nos recuerda al más puro Brit pop de los 90. Todo junto y bien revuelto.

Esa fusión musical se ve claramente representada en la gran «Wasted», un tema de aspecto popero pero con alma punk, donde se denuncia las abismal diferencia entre las distintas clases sociales británicas. «Mad Mind», «New Shapes», «Terminal Boy» o dejan claro que este grupo tiene seña de identidad propia y te enganchan en cada escucha.

La fuerza y garra del grupo queda patente en el corte que cierra el disco, «Dreaming» una canción enérgica a la cual llegas habiendo quemado todas las etiquetas que tenías en mente y sabiendo que Bad Nerves es un gran grupo de música. Y que eso es lo que realmente importa.

Bad Nerves fueron una de las mayores sorpresas musicales del pasado 2020 y su disco ha sonado en todos los sitios. Es lo que tiene pasar de estilos y de clasificaciones genéricas. Si te gustan The Strokes y a su vez Anti-Nowhere League, aquí tienes una parada para avituallamiento entre ambos puntos. Que no te de vergüenza, hasta los más grandes descansan para tomar aire.

Rise Against – The Unraveling (20 aniversario)

Viviendo del pasado (entrevista a Hardcore Memories)