in ,

Get Dead – Dancing with the Curse

Cuando un grupo saca nuevo disco compartiendo fecha con otros cuatro estrenos de otros tantos grupos del género, y hace que desde el viernes pasado sólo preste atención a su lanzamiento, es que este es canela en rama.

Dancing with the Curse, el quinto album de estudio de los californianos Get Dead, vio la luz hace cinco días y no he podido parar de escucharlo a todas horas. Mi predilección por ellos es algo que no oculto, pero es cierto que los dos adelantos de este trabajo, «Disruption» y «Glitch» me dejaron un tanto frío por ser algo más oscuros que la luz sonora que siempre predispongo a uno de los grupos con mejor directo del momento.

Nada más lejos de la realidad. «Nickel Plated» nos adentra en ese mundillo de criminales y malhechores por el que tan bien (sobre) vive el grupo con su sonido típico, con su potencia y con la voz de Sam King que bien podría ser la del padrino del punk rock. Padrino del punk y del desmadre, como bien canta «Fire Sale», posiblemente el mejor tema que el grupo ha compuesto jamás. Tiene punk rock, tiene ska, tiene flow y tiene slang. Está bien que el grupo avise del desmadre que provoca allí donde va con su espiral de alcohol y drogas. El que avisa no es traidor.

El resto del disco continua con un sonido violento y ronco en «Stickup», con una crítica a la política, al control de los medios y con una arenga a la revolución en «Confrontation», y con «Hard Times», otro temazo cuya letra pone la piel de gallina. Hay que ver los positivo en los momentos duros y «bailar con la maldición». Gracias por recodarlo Get Dead.

La traca final comienza con «8 Track», una pista que habla del fracaso en el amor con el estribillo más punk rock de todo el disco. También hay que destacar la conmovedora «Pepperspray» y su comienzo acústico donde Sam King nos abre su corazón y su impresionante voz. En el mundo de la calle la traición también tiene cabida y se canta en «Confidence Game» y su sonido que recuerda al que el grupo tenía en trabajos anteriores. No hay que olvidarse de la esencia.

Conclusión: Get Dead son el último jagger que sabes que te va a dejar tumbado. Son el chasquido de las copas al brindar, y son la última calada de aquello que te guste fumar. Son el éxtasis del punk rock y la resaca más insoportable, pero que te quiten lo bailado. Dancing with the Curse es uno de los mejores disco de este maldito 2020 en el que el grupo, lejos de achantarse, se sacan su mejor trabajo del bolsillo y miran cara a cara a los problemas para brindar con ellos. ¡Salud!.

Grippers – Black Tears

Subterranean Rats – El Nostre Moment