in

Lagwagon @ La Riviera (Madrid)

Hace no mucho tiempo, ir a un concierto de Lagwagon era sinónimo de viajar en el tiempo, de disfrutar de canciones que nos recordaban a tiempos pasados, de un sonido más típico del siglo XX que de hoy en día, y de gozar con un estilo muy característico. Pero todo esto era hace tiempo. Ahora ha cambiado, ya es historia. Gracias a su nuevo álbum, Hang (2015), a partir de ahora ir a un concierto de Lagwagon también será descubrir nuevos temas en directo, nuevas influencias y nuevos sonidos que empastan a la perfección con los anteriores y que añaden un plus a su, recién estrenado, nuevo directo. 

Partiendo de la base de que el cambio de sala tenía algunos contras (sonido, horarios…), he de decir que tan solo pude disfrutar de una de las tres bandas que formaban el cartel de tan resultón concierto. Me habría encantado ver por primera vez a Western Addiction y su sonido más hardcore, o disfrutar de nuevo con los Flatliners (mal menor, los he visto varias veces), pero con unos horarios como los estipulados y un día de diario, complicado. Es por eso que esta crónica solo se centra en el plato fuerte (que aún así acabó a las sorprendentes 23:15). Habiendo firmado mi disclaimer, vamos al grano.

lagwagon18

Suenan los últimos acordes de «Eulogy» de The Flatliners cuando entro en la sala. No me hace falta mucho más para volver a saludar (con cara de pocos amigos) a ese sonido rancio de la Riviera, «cuánto tiempo y qué poco has cambiado» pienso para dentro. La sala está bastante poblada pero no abarrotada, lo que hace que el ambiente sea el idóneo para disfrutar de un concierto. Caras conocidas, las de siempre, las que sabes que no van a faltar. Búsqueda de un sitio perfecto y a charlar mientras empieza el show. El grupo aparece y arrancan una sonrisa de alegría a todos los presentes. Entrañables es poco. El comienzo está reservado para los de siempre, para los que mueren por los 90s; «After You My Friend», «Island Of Shame» o «Violins» aparecen sin esperas para mover a todos los allí presentes.

Una divertida «Never Stops» sirve como preludio al bloque de estreno donde «Obsolete Absolute», «Made Of Broken Parts», «Western Settlements» (la amo) o «The Cog In The Machine» hicieron por fin su estelar aparición. El grupo aprueba y con nota el examen a su nuevo sonido. La mezcla de riffs es perfecta, y la voz de Joey suena como nunca. Soy partidario de que con la nueva dirección que toma Hang, la ya cambiada voz de Joey se encuentra más cómoda y él disfruta mucho más. Eso influye.

lagwagon3

Llegados a este punto, el grupo tiene al público a su merced y decide rematarlo con el bloque que da la puntilla a la fiesta allí vivida: «Alien 8», «Making Friends», «Mr. Coffee» y «May 16». ¿ A alguien se le ocurre un tiro de gracia con más calidad?. Tras esa descarga de balas, el grupo se retira a por municiones (por si acaso alguien queda vivo en la sala) y vuelven sin escrúpulos para regalar cuatro trallazos más: «Burden Of Proof» y «Reign» de la mano y juntas, y «Sleep» y «Razor Burn». Gran final,  ya que esta última me parece la canción más divertida que tiene el grupo y siempre deja con buen sabor de boca. Como única pega, me pareció bastante extraño y eché de menos que no tocaran «One More Song», habría sido un momento bonito, pero es cierto que para eso ya tuvimos el acústico que el día anterior nos regalaron Chris y Joey.

Conclusiones: Lagwagon están muy vivos. Han cargado pilas y tienen cuerda para rato. Además, ahora no solo tendrán los fans de siempre, ahora también captarán a nuevos socios que, como yo, no se los perderán cuando tengan oportunidad de volver a verlos. Id practicando headbanging si vais a ver al grupo en próximas fechas, quien avisa no es traidor. Yo ya cuento los días para el Groezrock …

Los hijos de la crisis (Entrevista a Rude Pride)

Strung Out – Transmission. Alpha. Delta