in ,

NoFX – Pump Up the Valuum (20 aniversario)

Mañana, día 13 de Junio, el octavo álbum de estudio de NoFX, Pump Up the Valuum (2000) cumplirá veinte añazos. El que a priori fue un disco que muchos catalogaron de flojo, ha envejecido mejor de lo que esperábamos, y escucharlo a día de hoy es un ejercicio bastante interesante.

Llegaba el ansiado año 2000 cuando este disco vio la luz. NoFX venía de conquistar a todos los pocos que quedaban por ser conquistados con el inmenso So Long & Thanks for All the Shoes (1997), una obra maestra que suponía un fin de cliclo perfecto para la década de los 90s y que daba carpetazo a la mejor época del grupo: White Trash, Two Heebs and a Bean (1992), Punk in Drublic (1994) y Heavy Petting Zoo (1996).

Con una portada icónica, pero un tanto diferente a lo que nos tenían acostumbrados, y con un cambio de logo (para mi uno de los mejores que han tenido), NoFX afrontaba el futuro con un sonido potente pero quizás un poco más plano que en su anterior etapa.

Quizás sabedores de esa idea general de cambio que venía intrínseca con el estreno de nuevos dígitos, el grupo tiró de su (ya famoso) sarcasmo en el primer corte «And Now For Something Completely Similar» sin pena ni gloria. «Take Two Placebos and You Can Call me Lame» es otra historia. Un corte mucho más directo, con riffs potentes y los coros de un Melvin que comenzaba a tomar protagonismo vocal en este trabajo. La prima de «What’s The Matter with Kids Today?» es la encargada de presentar uno de los temas más trascendentales de este álbum: «Dinosaurs Will Die», una canción que entra dentro de los clásicos del grupo y que lucha contra lo que, posiblemente, NoFX es a día de hoy, veinte años después.

«Clams have Feelings Too», «Louise» y «My Vagina» parecen ser tres extractos del mismo tema; misma temática (sexual) y ritmo parecido para rellenar un álbum que tiene canciones mucho mejores, como la divertida y acelerada «Thank God is Monday» o (mi favorita) «Pharmacist’s Daughter», que tan bien recoge ese sonido agridulce de la banda.

Por último, me gustaría mencionar tres cortes; «Total Bummer», «Herojuana» y «Bottles to the Ground». Los dos primeros forman una pareja excepcional y son aquellos que quizás mejor recojan el sonido que NoFX buscaba en este disco. La tercera, es quizás la una de las canciones que menos me gusta de toda la discografía del grupo. A veces pillas manía a un corte, y no puedes con él. Así es la vida.

Mañana hace 20 años de un día en el que me apresuré a Tipo a preguntar por este disco ansiosamente y lo compré sin dudarlo. Llegar a casa y dejar todo para escucharlo mereció la pena. Mañana repetiré ese ritual siendo viente años más viejo.

La Primera Ley de Newton – Somos Uno

Pulley @ Third Encore (Streaming)