in ,

Red City Radio – Paradise

Paradise, el cuarto larga duración de Red City Radio vio la luz a finales de la semana pasada, y aunque hemos tenido que esperar cinco años desde su antecesor, su disco homónimo, la espera ha tenido la recompensada deseada.

Este álbum comienza con «Where Does the Time Go?», una reflexión en voz alta con una melodía pausada que hace que el lamento inicial se torne en rabia y desesperación. «Tempus Fugit» que diría aquel. Y es que el tiempo vuela, pero Red City Radio ha sabido utilizarlo para reinventarse como banda, y encontrar un sonido propio a caballo entre el punk rock y el country más típico de Oklahoma.

«Baby of the Year» y «Did you know» (una de mis favoritas), nos muestran la madurez tanto en sonido como en composición de un Garret cuya voz dibuja un personaje con cierto aire de perdedor y de calamidad. Alguien cuyo leitmotiv es el amor aun autoconsiderándose una mala influencia.

«Love a Liar» sigue dejando ver esa imperfección personal que no se oculta. Presentada el año pasado como single, en el disco incluye el speech de Ram Dass que refuerza la idea de la belleza propia presente en todo y todos. Musicalmente es un tema de diez. Tiene fuerza, melodía y un solo de guitarra que te hace retorcerte para seguirlo. Preciosa.

Y si hablamos de temas bonitos, no podemos olvidarnos de «100.000 Candles», una triste canción donde la ansiedad es cantada en otro medio tiempo de libro donde el grupo huye de la facilidad compositiva. «Paradise» también muestra esa complejidad durante sus más de cinco minutos. El grupo recupera la fuerza tanto musical como vocal de sus primeros trabajos incorporando un tupatutupa, una parte instrumental llena de potencia, y unos coros made in Bad Religion.

El disco cierra con «Apocalypse Now», «Fremont Casino» y «Gutterland». La primera es un canto de esperanza y de ánimo para todos esos que se sienten fracasados, incluyendo cambios de ritmo, un piano, y unos coros que te hacen hasta bailar. La segunda es una canción de sonido crudo y acústico en su inicio, y de un aire country / folk cuyo buen rollo te atrapa en su final. Y la tercera es un tema 100% Red City Radio de esos en los que recuerdas las sensaciones que sentías cuando entrabas en el pit.

Conclusión: estamos ante un disco que bien puede haberse construido desde las tribus nativas de los Cherokee, los Choctaw, los Chickasaw o los Seminole que campaban a sus anchas por el paraíso de la Oklahoma salvaje, o desde los Conway Twitty, Toby Keith o Carrie Underwood, leyendas del country que hacen de Oklahoma su hogar. Sea como fuera, Red City Radio lo han vuelto a hacer, han creado un nuevo paraíso musical. Y este llega justo cuando más se le necesita.

Con el cuchillo entre los dientes (entrevista a Vandida)

Dogwood – Building a Better me (20 aniversario)