in ,

True Mountains – Electroshocking

La montaña, esa amiga que es capaz de mostrar lo más bello de la naturaleza a la vez que se  convierte en un rival duro y complicado de batir por todos aquellos que pretenden coronarla. La libertad, pero también esa dependencia a su voluntad, el olor a naturaleza y a peligro, la combinación de diferentes elementos antagónicos que se fusionan en un todo… y la música. La bendita música. True Mountains han vuelto, y Electroshoking es su último pico a escalar.

Estamos ante el tercer ascenso a lomos de esta montaña sonora creada por unos gallegos con ideas honestas y PMA. Contamos con unos sherpas de lujo: melodías, letras que salen de lo más profundo de sus creadores y unos riffs capaces de guiar a incluso aquellos que no gozan de buena vista. Afrontamos la subida por la cara sur, esa más bella y tranquila donde nos topamos de lleno con  «Electroshocking», un paraje tranquilo, suave y precioso. Con una cadencia que se acelera poco a poco para que nuestras piernas vayan entrando en calor y se encuentren con el primer amago de pendiente presente en los tímidos riffs de «Same old Walls», y es que hay paredes que no son físicas, esas más difíciles de traspasar.

Poco a poco la pendiente se comienza a elevar frente a nuestros oídos. Los ritmos y las guitarras suben de marcha pero tenemos los coros de «Social Trap» para cantar antes de llegar a las rocas. Rocas que llegan en «Superstition» y su ritmo más duro que nos marca, a tono de guitarra, cómo debemos ir subiendo. Atrás quedó el comienzo suave, ahora nos encontramos de lleno en la fuerza de esta montaña que nos muestra «Somewhere Far» y su guitarra afilada, y «Chasing Emotions», una preciosa vista sonora que nos motiva a seguir recordándonos que estamos a mitad de camino.

Es ahora cuando llega la parte más dura de este ascenso. «Despite of the Pressure» nos hace acompasar nuestra cabeza con nuestros pasos haciendo las veces de rompecuellos. De las de romperpiernas ya se encarga «Stagedive  Therapy» adentrándonos en la cara norte de la montaña a un ritmo mucho más acelerado y técnico. Estamos a punto de coronar este gran álbum pero aún nos quedan «Leave Your Mark», otro tramo donde el medio tiempo de nuestros pasos debe ser medido, y el pequeño y verde rellano llamado «Lost and Found», un repecho creado para coger el aire perdido en los tramos anteriores, y  con una grito de rabia y un último golpe de fuerza (en su segunda parte), llegar por fin a la cima. Cima que podremos celebrar con «Pinkified» y sus ritmos distendidos y diferentes.

Conclusión: Electroshoking es el tercer ascenso de True Mountains. En él, sus creadores han diseñado una ruta más dura y más rápida, pero no exenta de la esencia que les caracteriza. Ponte calzado adecuado, abre bien tus oídos y prepárate a experimentar otro viaje precioso por las ondas sonoras de la montaña. Toma aire y dale al play. True Mountains han vuelto.

En la Ventana (entrevista a Leihotikan)

Estrenamos en exclusiva «Policía del Punk», el Nuevo Videoclip de No Nipples