in

Ventura la Muerte + Camino a la Perdición @ Wurlitzer Ballroom (Madrid)

Por fin. Seiscientos setenta y un días después, me siento en mi escritorio para hacer una crónica de un concierto en directo (nada de streamings) y como los de antes. Ha sido duro, pero estamos de vuelta. Los encargados de abrir la lata fueron los madrileños Camino a la Perdición, seguidos de Ventura la Muerte. Una vuelta por todo lo alto.

El viernes fue un día especial. Podría decir que hasta de nervios y ansia por volver a hacer algo que antiguamente era tan cotidiano como ir a un concierto a la Wurli. Antes, y cómo mandan los cánones, me pasé por el Ovni para un breve avituallamiento. Cuando llegué a la sala, Camino a la Perdición estaban tocando los últimos acordes de «Street Justice». La sala gozaba de una excelente entrada donde un público bastante ecléctico escuchaba el hardcore potente y sin concesiones de los madrileños.

En las primeras filas, pasión y energía se mezclaban en el pit. «Hard Times», «Wasted Youth» o «Last Remains» completaban el primer bloque de un concierto que golpeaba fuerte en el pecho. Las ganas de directo se notaban tanto en el público como en la banda quienes disfrutaban encima del escenario con una felicidad absoluta mientras seguían tocando temas de su nuevo Ep como «Spirals».

La segunda parte del show, esa en la que ya se habían ganado incluso a los que no los conocían, fue un recuerdo a su anterior trabajo donde sonaron «La Escoria Contra ti», «La Llama se Enciende» y «Ahora». El sabor de boca fue inmejorable, el hardcore estaba de vuelta y por fin lo escuchábamos en directo.

Tras una breve pausa para intercambiar historias de conciertos y batallitas con los colegas, llegó el momento de Ventura la Muerte, quienes debutaban en la capital dando su segundo concierto hasta la fecha, y presentando su primer Ep Baptême Macabre.

De manera retrógrada, la banda comenzó el concierto con «Al Final», su tema más punk rock y una presentación clara de lo que son. Las primeras filas se llenaban de empujones y saltos mientras el grupo iba demostrando que sus integrantes tienen ya tablas en esto del directo. El público, que ya había calentado motores con la banda anterior, estaba entregado aún incluso cuando sonaban temas nuevos como «Círculos» o «Thoughts».

Y entonces llegó uno de los momentos de la noche. Dulce (del grupo Vandida) subió al escenario para cantar «Sueño», haciendo que la locura se apoderara de la sala. Una locura que siguió reinando cuando pudimos escuchar otro de los temas que más nos gustan del grupo, «La Playa». La actitud y la felicidad de la banda era algo que se transmitía al resto de los asistentes quienes devolvían esas sensaciones en forma de coros y cánticos que se escuchaban en toda la sala.

Otro de los momentazos del concierto fue cuando Ventura la Muerte versionó «Enamorado de la Muerte» de RIP, poniendo la sala, una vez más, patas arriba. El tiempo pasaba volando con un directo acelerado y divertido, tanto que cuando nos quisimos dar cuenta, estábamos escuchando «Al Amanecer», tema que fue coreado por la totalidad de asistentes y que cerró una noche que hacía falta vivir de una vez por todas.

Salir de la Wurli con una sonrisa en la cara, con cierto pitido en los oídos (cómo se nota el maldito parón) y sabiendo que has vuelto a hacer lo que más feliz te hace en este mundo, no tiene precio. La noche del viernes fue la primera de muchas más. Espero que al menos de tantas como las que ya llevo ya en mi memoria.

Postage – Homónimo

To the Helpless – A Futile Guide to Modern Living