in ,

Totally Slow – Casual Drag

En un momento en el que no puedo dedicar el tiempo que quisiera al blog (será cuestión de semanas que todo vuelva a la normalidad), los emails que recibo por parte de agencias son los únicas ventanas abiertas hacia ese maravilloso mundo de la investigación y del descubrimiento musical.

La semana pasada recibí uno de una agencia que suele mandarme buenas propuestas y que no me dejó indiferente. Desde Greensboro (Carolina del Norte) llegaba el nuevo trabajo de Totally Slow, Casual Drag. No necesité más que los primeros acordes de «Found Factions» para saber que escribiría sobre este disco. Potencia, actitud y una voz que encaja a la perfección con mis gustos.

Si el primer tema me transmitió, el segundo me enamoró. «Call the Pigs» es un corte melódico con cambios de ritmo y rasgados de guitarra que me recuerdan a unos primeros Good Riddance, y eso son palabras mayores. Totally Slow se pasan todo el disco demostrando gran versatilidad y coqueteando con otros estilos dentro del género padre. «Casual Drag» es un tema más elaborado con cambios de ritmo, mientras que «On Sale» se desmarca de la senda del melódico y recuerda a Jawbreaker.

Estamos claramente ante un cocktail sonoro que puede con todo. Lo mismo encuentras un tema que recuerda al hardcore de la costa Este («The Needle»), que otro que cruza por la ruta 66 y te lleva hasta el sonido más propio de los 80 de la costa Oeste («Enemies»). Así es, lo mejor de cada casa en una pareja que no llega a los seis minutos de duración. Casi nada.

El tutatutupa está presente en la contagiosa «Dead Skater», mientras que el corte más oscuro del disco se titula «Push Up». El cierre corre a cargo del tema más largo de todo el álbum, «I Yield My Time, Fuck You», un corte con unas partes instruméntales que quitan el hipo.

Conclusión: No conocía a Totally Slow y me he quedado asombrado. Estamos ante un grupo que toca todos los palos que se proponga con el mismo resultado final: un sobresaliente. Casual Drag es un disco muy a tener en cuenta y al que merece la pena dedicar todo el tiempo del mundo porque, ¿hace cuánto que no descubres un grupo nuevo?.

Scott Radinsky (Pulley) analiza Different Strings